Entrenamiento musical puede ayudar a discriminar el habla

Percepción musical

Percepción musical

Investigadores colombianos encuentran que pacientes implantados con entrenamiento musical previo o aptitud por la música tienen mejores resultados en las pruebas de lenguaje.

Escuchar música, entenderla, disfrutarla y practicarla, más allá de hacernos pasar un rato agradable, nos puede ayudar como método terapéutico para superar situaciones específicas. Según la literatura médica, la música ha sido utilizada con distintos enfoques en pacientes con autismo, alteraciones del lenguaje, deficiencias auditivas y problemas de atención, entre otros.

Algunas personas con cierta sensibilidad musical también pueden superar pruebas clínicas con más facilidad que aquellas que no son muy cercanas a la música. Así lo infirió el grupo de investigación en Otorrinolaringología y Ciencias Afines, avalado por la Fundación Universitaria de Ciencias de la Salud, mediante el estudio “Correlación entre discriminación del habla y percepción musical en pacientes implantados y normoyentes”, realizado en la capital colombiana.

“Lo que hicimos fue medir las cualidades musicales en tono, melodía y timbre musical aplicando las pruebas del test clínico de percepción musical (CAMP, por sus siglas en inglés) entre pacientes con implante coclear y personas con audición normal”, explicó Adelaida Plaza Ruiz, otorrinolaringóloga y otóloga, expresidenta de la Asociación Colombiana de Otología y Neurotología.

En esta investigación, el tono les permitió identificar la capacidad de los pacientes para percibir los sonidos graves y agudos en un rango de 250 a 10 mil Hz. ¿Qué tan fácil se detectan los cambios? esto depende de cuántos semitonos requiere la persona para diferenciar un tono de otro; la idea es que se identifique el tono más alto en la escala musical. En total se evalúan cuatro tonos.

El test CAMP evalúa la melodía de las canciones quitando el ritmo a la canción; la forma como se estructura la música trae un patrón que es lo que nos indica el ritmo musical, por ejemplo si es vallenato, salsa o balada. Al quitarle ese ritmo queda la melodía plana y sobre eso se evalúa la habilidad del paciente. En la prueba las canciones sin ritmo, o sea la pura melodía, son más complejas de reconocer, incluso si están familiarizados con ella, pero es la mejor manera de evaluar cómo perciben esa cualidad del sonido.

Finalmente, las personas tanto normoyentes como implantadas fueron sometidas a la prueba del timbre que consiste en reconocer el instrumento. En esta prueba, cada individuo evaluado identifica cuál es el instrumento musical que está escuchando, si es guitarra, chelo, trompeta, piano, etc.

Los resultados confirman la influencia musical

Una vez finalizadas las pruebas del test CAMP “analizamos los porcentajes obtenidos en cada prueba tanto para medir las cualidades musicales como para medir las de lenguaje. Encontramos datos muy curiosos. Por ejemplo, a los pacientes implantados les costó mucho esfuerzo discriminar el tono, a aquellos que tenían algo de entrenamiento musical previo les fue un poco mejor en este sentido; los normoyentes también mostraron dificultades para identificar el tono, pero definitivamente acertaron más que los implantados”, aseguró la doctora Plaza (en la foto inferior).

Dra. Adelaida Plaza

En cuanto a la melodía, se conservó el mismo patrón anterior. “A los que contaban con audición normal les fue mejor que a los pacientes implantados, pero en timbre los resultados sí variaron. Los implantados demostraron más habilidades con ciertos instrumentos, entre ellos guitarra y trompeta; mientras que los normoyentes identificaron más fácil el piano y la guitarra”, dijo la otóloga.

Como caso concreto se observó que las personas que perdieron la audición antes de los cinco años de edad fueron las que obtuvieron los resultados más bajos en todas las pruebas musicales. Esto se explica porque se quedaron sordos en la etapa prelingual, es decir, aún no habían adquirido todas las destrezas del lenguaje; en cambio, aquellos que se quedaron hipoacúsicos más grandes, después de adquirir en lenguaje, ya tenían esas áreas estimuladas.

Otra gran diferencia la constituyeron los normoyentes que tenían entrenamiento previo musical, a ellos les fue muy bien con la diferenciación de los tonos; algo parecido sucedió con los pacientes implantados que tenían cierta percepción musical, sacaron mejores resultados que las personas que no contaban con esta fortaleza.

La gran pregunta es: ¿Estos resultados se correlacionan o no con el lenguaje? Para la doctora Adelaida Plaza se correlacionan en pacientes implantados y normoyentes. El estudio demostró que tienen mejor desempeño en las pruebas del habla los pacientes implantados que también presentaron altos resultados en percepción musical, básicamente en timbre y melodía.

En otra interpretación, las personas que no son muy musicales podrán tener mayores dificultades a la hora de aprender el lenguaje o discriminar el habla. Es de anotar que los pacientes no deben saber de música a nivel profesional, solo con que tengan así sea un entrenamiento básico o hayan tomado algunas clases pueden presentar una mayor ventaja.

Así las cosas, la otorrinolaringóloga Plaza Ruiz comenta que según los resultados “podría inferirse que pacientes implantados con sensibilidad para la música sí pueden mejorar su habla ya que la música despierta otras áreas del cerebro. Sería conveniente que los pacientes hipoacúsicos practiquen más entrenamiento musical al mismo tiempo que realizan otro tipo de terapias, pues definitivamente el estímulo musical es supremamente importante para interrelacionar las áreas cerebrales directamente involucradas con la percepción musical y la percepción del habla”.

Como en toda investigación surgen nuevos interrogantes, uno de ellos que tendrá que abordar en algún momento la comunidad científica es cómo enseñar música a un paciente hipoacúsico si todo está diseñado para normoyentes. Por ahora, está surgiendo como profesión una nueva especialidad llamada terapia musical, en la cual los expertos, con quienes ya se cuenta en algunos centros del país, se dedican a enseñar a pacientes con necesidades especiales a desarrollar habilidades musicales.

Cirugía endoscópica, otra apuesta de los especialistas

En otro contexto de la profesión la doctora Adelaida Plaza habló con Audio Infos sobre uno de los procedimientos que está en boga a nivel internacional desde hace un par de años pero en el cual Colombia es referente en la región latinoamericana. Se trata de la cirugía endoscópica, la misma que permite evolucionar y dar el salto del microscopio al endoscopio, logrando muchos beneficios para el paciente. “Implementar la cirugía endoscópica en nuestro país tiene varias ventajas que optimizan los procedimientos relacionados con el oído. Para empezar, tenemos una mayor visualización de estructuras que antes no podíamos observar porque la capacidad del microscopio era relativamente limitada, ahora con el endoscopio contamos con un mayor campo visual que nos permite tomar medidas en tiempo real para asegurar el éxito en la recuperación del paciente”, afirma la doctora Plaza.

Actualmente en Colombia se realizan cirugías para implantes, extracción de tumores y timpanoplastias, entre otros procedimientos, con la técnica de la endoscopia, lo que ha significado cirugías más cortas en términos de tiempo, menos invasivas y dolorosas para el paciente, quien tiene una recuperación más rápida.

Uno de los temas específicos que investiga la doctora Plaza se relaciona con los bloqueos en las vías de ventilación evaluados con visión endoscópica. “Estamos comparando bloqueos de las vías de ventilación en oídos normales vs. pacientes con otitis media crónica. Esto significa que estamos estudiando los casos de bloqueos para dimensionar la prevalencia con la cual se presentan en las personas, de manera que si comprobamos que realmente conforman un alto porcentaje será necesario modificar el actual protocolo de cirugías para que el profesional de la audición obligatoriamente mire el estado de las vías de ventilación en los procedimientos y si están bloqueadas inmediatamente realice la acción necesaria”, explica la otóloga.

Lo que hasta ahora parece es que efectivamente la presencia de bloqueos podría ser importante de manera que la revisión de los mismos aportaría en la prevención de futuras infecciones y recaídas del paciente. “Si en medio de la cirugía me doy cuenta de que las vías de ventilación presentan obstrucción puedo permeabilizarlas para que el paciente no vuelva a tener problemas. Antes no era posible realizar el procedimiento porque no existía la herramienta que permitiera hacerlo, ahora con el endoscopio podemos llegar a sitios no imaginados y no nos quedamos solo con la reparación de la perforación que es lo que habíamos estado haciendo. Podemos evaluar y prevenir infecciones crónicas del oído”, asegura Adelaida Plaza.

En resumen se trata de cambiar los conceptos y explorar procedimientos que beneficien la calidad de vida del paciente, para lo cual es necesario adelantar procesos de formación en los que participen no solo los profesionales experimentados sino, además, aquellos que están apenas culminando sus estudios en la especialidad.

Según Plaza, “la enseñanza de la cirugía endoscópica es más dinámica, todo se hace en pantalla, el aprendizaje es más atractivo y los resultados muy efectivos. Por ello tenemos una oferta de cursos y prácticas dirigidas a otorrinolaringólogos y otólogos que deseen actualizar sus conocimientos para iniciarse en el uso del endoscopio. A la gente le da miedo meterse en técnicas nuevas pero estamos liderando este proceso en Colombia y en la región, con el apoyo de las universidades y de la Asociación Colombiana de Otología y Neurotología, por ello durante todo el año recibimos profesionales de otros países vecinos que vienen a capacitarse a Colombia”.

Lea el artículo completo en Audio Infos América Latina 52 (bilingüe):



Fotos: A.P.R., M.B.P., Sergey Galushkoa - Fotolia.jpg

M.B.P., redactora jefe de Audio Infos América Latina