I Fórum Internacional: revisión “bisensorial”, auxiliar auditivo para tinnitus y teleaudiología complementaria

 
 
 
 

COVID-19

Metamorworks - iStock

La segunda sesión máster del I Fórum Internacional de Audiología que se celebra en seis países de habla hispana ha puesto en la palestra nuevos conceptos o protocolos, como la revisión “bisensorial” óptico-auditiva, expuesta por Patxi Lancha, el auxiliar auditivo permanente para acúfenos (Lucas Zelaya) y la teleaudiología siempre complementaria a la adaptación de audífonos presencial (José Luis Blanco).

Una vía para ampliar horizontes en el establecimiento consiste en comunicar a personas mayores de 50 años que no hayan venido en el último año, garantizarles que se cumple con todas las condiciones higiénico-sanitarias establecidas en la actual situación de la pandemia de Covid-19 y proponerles una “revisión bisensorial” o “auditivo-visual” buscando, a esas edades, una caída en las frecuencias agudas, por ejemplo.

Así lo ha definido Patxi Lancha, de Natural Audio en Alicante, invitando a acuñar cualquier otro término imaginativo para animar al paciente a ese chequeo más amplio de salud visual y de oído. En la anamnesis como óptico, incluir preguntas sobre cómo oye, si padece acúfenos, ya desde el momento en que se trabaja con él en el gabinete de refracción, por ejemplo, mientras se revisa la vista. “Hemos hecho de las gafas un artículo de moda “cool” y ese componente hay que llevarlo a la audiología”, subrayó este especialista también docente en la escuela de audiología Vicente Moya.

El reto pasa también por explotar la buena imagen de las nuevas tecnologías. “El paciente tiene que ansiar ser adaptado”, ahora con la conexión por Bluetooth de sus audífonos: “Eso mola, ¿por qué no un día también audífono y gafas conectadas?” Como conclusión, Lancha ha enfatizado que “el valor añadido se crea con la confianza y con la marca personal”, favorecidos por las sinergias óptica-audiología y una serie de servicios ofertados en “paquetes” para evitar regateos de precio del audífono, y ha precisado las formas de limpieza especiales durante la pandemia.

Tinnitus como reacción del cerebro

A continuación, el Dr. Lucas Zelaya, director médico del Centro Audiológico Auris (Honduras), ha hecho hincapié en que una de las causas principales del acúfeno puede derivarse de la hipoacusia, sería el resultado de la reacción del cerebro a la pérdida de audición. Las neuronas de la vía auditiva localizan el déficit, las frecuencias agudas, y lo compensan generando ese sonido que en muchas personas se convierte en molesto. Por lo tanto, no se trata de un problema de oído, sino de la vía central.

Por eso, como norma general, recomienda emplear “auxiliares auditivos” (audífonos) y proporcionar más audición, de forma permanente y sin temor a que aumenta el acúfeno, aunque el usuario esté en casa solo, sin actividad. Se trata de evitar a toda costa el silencio, la falta de estímulo sonoro, de forma que se mantiene en todo momento un ambiente enriquecido con ruido y, para dormir, un generador de ruido blanco.

Resulta primordial también explicar en detalle al afectado porqué surge este problema, con esquemas y no con términos técnicos como el sistema límbico.

Ajustes remotos, una ayuda

Ha cerrado la segunda jornada de este encuentro -coordinado por Carlos Torres con el patrocinio de Multiacústica- el experto José Luis Blanco, investigador y profesor en la Universidad de Salamanca, entre otros centros, y jefe de Audiología de Oticon España y colaborador de Audio infos, quien ha descrito la ayuda potencial de la teleaudiología en tareas del estudio audiológico, la adaptación de audífonos, los reajustes y el seguimiento de terapias (por ejemplo, del acúfeno).

Ha explicado que se puede utilizar el “ajuste diferido”, a través de una app del móvil con la que se descargan esos reajustes, a petición, a demanda del usuario; o también el "ajuste en tiempo real", con cita previa y en el que se puede entablar conversación con sonido y/o imagen también, entre el profesional y su paciente. No se trata de “autoaudiología”, que intentan implantar algunas empresas, consistente en enviar el OTC por venta electrónica con instrucciones para descargarse un programa que ajuste el aparato. Al fin y al cabo, la “automedicación” siempre se ha desaconsejado, tal como ha recordado este especialista.

En el caso de la adaptación de audífonos, intentar hacerlo todo con este control remoto resulta inviable porque se ignoran así muchos procedimientos fundamentales y no están calibrados los aparatos, sobre todo, en usuarios primerizos. La teleaudiología también se va a empezar a aprovechar en reajustes de implantes cocleares y puede ayudar en estudios a distancia de uso de los audífonos. De hecho, los beneficios para el paciente son flexibilidad y satisfacción, según algunos estudios realizados, y para el profesional y su negocio, da imagen de alta tecnología.

Hay que tener definido un protocolo de atención mediante la teleaudiología, con iluminación adecuada, personal preparado, dosificarlo para no perder tiempo (si el usuario cuenta la vida de su nieta, por ejemplo). También hay que tener en cuenta a qué personas se le ofrece la teleasistencia, según su modelo de audífono, su manejo de las tecnologías y otros muchos condicionantes, antes de implantarlo en el gabinete.

Finalmente, Blanco ha lanzado algunos consejos para superar esta crisis por el coronavirus, como optimizar la inversión en marketing y publicidad, realizar campañas de “bienvenida” y ahora, en concreto, celebrar fiestas que no se han podido disfrutar por el estado de alarma, con ofertas especiales. En cualquier caso, “imaginación y rentabilidad” y no reducir la inversión por los problemas de tesorería actuales, sino buscar esa financiación con ahorro en otras cosas.

J. L. Fernández