Un estudio abre la vía para retrasar la presbiacusia

investigación

Un equipo científico del Instituto de Investigación en Discapacidades Neurológicas (IDINE) de la Universidad de Castilla-La Mancha, en el que también participa José Luis Blanco (Soniotica), ha definido un modelo animal de evaluación de la presbiacusia inédito con ratas Wistar , una raza que no sufre patologías asociadas y ofrece unas características análogas a las humanas. Los resultados apuntan a un deterioro de estructuras del sistema central auditivo y no solo al periférico, como se ha tenido en cuenta principalmente hasta ahora. Y se abren así puertas a una rehabilitación precoz de esta pérdida auditiva por la edad e incluso a ralentizar el proceso con mejores rendimientos de los audífonos.

Audio Infos ¿Cuál ha sido el objetivo del estudio?

Juan Carlos Alvarado y José Luis Blanco. La presbiacusia es una de las deficiencias sensoriales que más frecuentemente sufren las personas de edad avanzada. A nivel mundial se considera que alrededor de un tercio de las personas mayores de 65 años sufren en mayor o menor grado esta discapacidad. Esto trae como consecuencia una disminución en la calidad de vida de quienes padecen esta patología y por tanto convierten a la presbiacusia en una fuente de importantes problemas socioeconómicos tanto para el individuo como para los sistemas de salud pública.

Por lo tanto, se hace necesaria una adecuada comprensión de los mecanismos que se producen en la vía auditiva central asociados con el envejecimiento para así mejorar el diagnóstico y el tratamiento de los pacientes con esta discapacidad. Un enfoque para estudiar la presbiacusia es mediante el uso de modelos animales que, de manera similar a los seres humanos, sufren de una disminución progresiva de la audición, que se refleja como un aumento en los umbrales auditivos, a medida que aumenta la edad. El presente estudio se centra en determinar si un modelo animal ampliamente usado en la evaluación de diversas patologías auditivas como es la rata Wistar puede también ser usado como un nuevo modelo para el estudio de esta deficiencia sensorial.

A.I. ¿Cuándo se empezó a trabajar en ello? ¿Quiénes son los autores?

J. C. A. y J. L. B. Se empezó a trabajar en el 2011 con la idea de conseguir un modelo animal para la pérdida auditiva relacionada con la edad, que no tuviera los problemas de los modelos actualmente más utilizados como la rata Fisher 344, la que a pesar de ser un excelente modelo tiene el problema añadido de sufrir de patologías tumorales que podrían afectar al resultado de una investigación. El equipo de trabajo está formado por José Luis Blanco, Verónica Fuentes Santamaría, José Manuel Juiz, María Cruz Gabaldón Ull y Juan Carlos Alvarado Romero.