Xavier Oliver: «Aural tiene una fórmula única en el mercado»

 
 

Franquicias

iStock

«Xavier Oliver puede presumir de ser un valiente». Así presentan desde Aural a este audioprotesista y empresario que «sin miedo a las consecuencias económicas derivadas del huracán Covid», abrió al principio del verano, tras el confinamiento, su segunda franquicia con esta red de centros auditivos, en la que quiere crecer.

Con el objetivo de conocer su experiencia profesional en primera persona y difundirla en el sector, en la compañía Aural Widex han preguntado a Xavier Oliver sobre los audífonos daneses Widex y sobre el modelo de franquicias de Aural. Según sus impresiones, se siente muy satisfecho. «Lo que más valoro es el apoyo que el franquiciador Aural da a sus franquiciados», explica. «Aural tiene todo un equipo multidisciplinar que te ayuda y apoya en todos los campos que te puedas imaginar», resume.

-¿Cómo valora la experiencia de abrir un negocio en plena pandemia?

La verdad es que la experiencia ha sido positiva porque tenemos bastante trabajo, aunque lógicamente no es la situación ideal. La apertura del gabinete estaba prevista para antes, concretamente para la primera semana de Estado de Alarma, pero tuvimos que retrasarla a finales de junio. Vamos poco a poco, ya se sabe que para que un negocio arranque, con Covid o sin él, es necesario darle un tiempo, uno o dos años; pero soy de los que creen que no hay que dejarse vencer por las adversidades. Trabajando duro y con pasión por nuestro trabajo saldremos de esta.

-¿Por qué se franquició con Aural?

Cuando tomas la decisión de poner una franquicia, valoras muchos aspectos, y uno de los principales es la calidad de los audífonos. Widex es un fabricante de audífonos danés, que para mí son los mejores audífonos que existen en el mercado.
Pero no solo eso, Aural me parecía desde el principio y me sigue pareciendo un proyecto muy sólido. Tienen más de 100 centros en España y más de 40 años de experiencia en el sector y eso se nota, te lo transmiten. Tienen protocolos de trabajo muy estudiados para lograr la máxima satisfacción de sus pacientes y comparten esos protocolos con sus franquiciados, de esta manera nos beneficiamos de su experiencia.

-¿Volvería a hacerlo?

Por supuesto. De hecho, hace dos años el centro auditivo que tenía en Mataró lo transformamos en una franquicia Aural y ahora acabo de abrir la segunda en Barcelona, al lado de nuestra óptica familiar en el barrio de Sants. Lo hago porque Aural tiene una fórmula única en el mercado: servicios de audición para toda la vida que buscan la satisfacción total del usuario. Si el usuario está satisfecho con tu trabajo, te recomendará a sus conocidos y renovará sus propios audífonos.

-¿Qué es lo que más valora de este vínculo profesional con esta red?

Lo que más valoro es el apoyo que el franquiciador Aural da a sus franquiciados. Aural tiene todo un equipo multidisciplinar que te ayuda y apoya en todos los campos que te puedas imaginar. Desde que dices que quieres abrir te ayudan a realizar un plan de negocio, a buscar una buena ubicación, a elegir el local, a desarrollar el proyecto de arquitectura y diseño, tramitar todas las licencias... Es un proyecto llave en mano que te hace sentir muy seguro porque sabes que lo que te aconsejan es lo que ya les ha funcionado en el centenar de centros propios que ellos tienen. Además, te ofrecen formación continuada sobre audífonos, programación, también en temas de marketing y de gestión; eso es lo que te da una confianza muy grande con este franquiciador.
(Más información sobre la propuesta de franquicias de Aural en www.auralcentrosauditivos.es/franquicias)

J. L. F.