Las app de amplificación de sonido no solucionan los problemas auditivos y pueden provocarlos

 

OTC

Un usuario consultando su móvil. (J. L. F.)

La Asociación Nacional de Audioprotesistas (ANA) ha alertado del uso prolongado de app de amplificación de sanido, ya que pueden provocar problemas auditivos, en lugar de solucionarlos. En concreto, ha salido al paso de la promoción y publicidad de algunas de estas app en Internet, en las que se prometen resultados que pueden dar lugar a engaño, como si se tratara de una tecnología equiparable a la de los audífonos.

"Recientemente, algunos medios de comunicación han publicado la noticia de la última app de Google, Sound Amplifier, como una nueva solución para personas con problemas de audición", señalan desde la ANA..

Sound Amplificier y apps como uSound o Petralex, entre otras, se basan en el sistema de amplificación de sonidos. El objetivo es aprovechar el micrófono integrado en el Smartphone para captar el sonido ambiente y utilizar la salida de audio, que son los auriculares, para amplificarlos, explican las mismas fuentes.

Y recuerdan que la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, con la colaboración de la ANA, elaboró hace algunos años un estudio sobre las diferencias entre audífonos y aparatos amplificadores de sonido. Ahora, a esta última categoría se sumarían también este tipo de apps.

Para aclarar dudas, desde la asociación nacional presidida por Jordi Serra precisan que el amplificador de sonido es un dispositivo electrónico "destinado a amplificar el sonido ambiental para personas con audición normal y su objetivo es acentuar sonidos en ciertas situaciones, como cuando el ruido ambiental puede interferir, o para ver la televisión mientras otra persona duerme, o para captar sonidos difíciles de percibir, como en actividades de caza u observación de aves". Y puntualizan que al no compensar deficiencias auditivas, el amplificador "no es un producto sanitario y está sujeto a la normativa de aparatos electrónicos".

Diferentes de los audífonos

Los audífonos, en cambio, son productos sanitarios que procesan y amplifican los sonidos con el objetivo de compensar deficiencias auditivas. Para su uso inicial, es preciso la prescripción facultativa de un otorrinolaringólogo o de un audioprotesista. Además, necesita de una adaptación individualizada que sólo puede realizar un Audiólogo Protésico y su venta no está autorizada ni por Internet ni en lugares no permanentes ni especializados.

Por otra parte, los amplificadores de sonido y las apps basadas en este sistema "deben ser utilizados con prudencia y durante un tiempo breve, ya que su uso prolongado puede provocar daños en el oído", subrayan. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda para el uso de los auriculares lo que se conoce como «la regla del 60-60», que consiste en no escuchar música con reproductores personales durante más de una hora al día y a un nivel máximo del 60% de la capacidad de sonido del dispositivo.

Asimismo, la OMS ha alertado recientemente de que más de 1.000 millones de jóvenes de entre 12 y 35 años en el mundo están en riesgo de sufrir pérdidas de audición por estar expuestos a un nivel de ruido excesivo que afecta a su capacidad auditiva, como escuchar música a volúmenes muy altos a través de los auriculares o frecuentar lugares con altos niveles de ruido.
Fuente: ANA

J. L. F.