Euro-CIU 2018: Caminar juntos para influir en Europa

EURO-CIU 2018
Foto de grupo del congreso EURO-CIU celebrado en Barcelona.

Workshop

Cerca de una setentena de representantes de asociaciones de usuarios de implante coclear de más de una veintena de países se dieron cita a principios de abril en Barcelona para participar en el workshop organizado por la Asociación Europea de Usuarios de Implante Coclear EURO-CIU. Sobre la mesa quedó la reclamación por parte de los usuarios de crear un lobby, junto a audioprotesistas y fabricantes, para “hacerse oír en Europa”, con el fin de potenciar la inversión pública en ayudas auditivas y evitar el elevado coste sanitario que representa para el Estado el no afrontar a tiempo la pérdida auditiva, que cifran en nada menos que 16.000 millones de euros. Además, apuestan por que los audioprotesistas asuman de cara al futuro las programaciones y revisiones de implantes cocleares, para evitar la saturación de hospitales derivada de un aumento paulatino del número de usuarios, que en España ya ronda los 15.500.

La jornada sirvió para debatir en torno a los retos de futuro del sector desde un punto de vista sanitario, de accesibilidad, y comercial, de la mano de ponentes de prestigio internacional, como Shelly Chadha, representante de la Organización Mundial de la Salud (OMS), o Alejandro Modelo, del Fórum Europeo de la Discapacidad (EDF, por sus siglas en inglés).

Implantados Cocleares de España (AICE) ha sido la entidad de EURO-CIU anfitriona del evento, que se organiza cada dos años para poner en común problemáticas concretas de las 36 entidades de 23 países que conforman la asociación de usuarios europea, y trabajar juntos hacia un objetivo común. Para su presidente, Joan Zamora, ha sido “un motivo de orgullo organizar el encuentro, que ha contado con ponentes de muy alto nivel y perfil internacional”.

EURO-CIU 2018
Una de las sesiones de trabajo..

Es el caso de Shelly Chadha, representante de la OMS, que abordó la problemática de la hipoacusia desde una perspectiva sanitaria, haciendo hincapié en la necesidad de influir en los gobiernos para que inviertan en ayudas auditivas. En esta línea, el foro sirvió de plataforma para difundir la campaña Spend to save, promovida por asociaciones de usuarios de implantes cocleares, audioprotesistas y fabricantes, orientada a trabajar conjuntamente en torno a la necesidad de un cambio de modelo que sitúe las ayudas auditivas en los planes de inversión pública. Y cuentan con cifras que les avalan. Nada menos que 16.000 millones de euros es lo que han calculado que los estados se ahorrarían si invirtieran en ayudas auditivas para la población, ya que “la corrección auditiva retrasa el deterioro cognitivo o la aparición de enfermedades como el Alzheimer, mejora la autonomía personal, y evita el coste público que supondría esta dependencia para el sistema de salud”, aseguran.

En esta línea, Zamora aseguró que por cada euro invertido el Estado obtiene ocho de ganancia, por lo que consideró que “debería invertir más en ayudas auditivas, puesto que significa calidad de vida”. Asimismo, defendió promover revisiones auditivas periódicas en mayores de 55 años, para detectar disfunciones de manera precoz, como ya existe en los niños, en campañas similares a las que ya se utilizan para sensibilizar frente a enfermedades como el cáncer o la lucha contra el tabaquismo.

EURO-CIU 2018
Entrega de reconocimientos a algunos participantes del encuentro europeo.

Precisamente, para mejorar la calidad del servicio a los usuarios de implante coclear, EURO-CIU abogó por que en el futuro la programación de los implantes y las revisiones las lleve a cabo personal audioprotesista, con el objetivo de evitar la saturación hospitalaria. Y es que el número de usuarios de implante no para de crecer, y ya ronda en España los 15.500, mientras que en toda Europa suponen 220.000 personas y 600.000 en todo el mundo.

Accesibilidad más allá de rampas

La accesibilidad fue otro de los ejes de debate del encuentro. Alejandro Moledo, director de políticas de nuevas tecnologías e innovación del foro europeo (EDF), fue el encargado de compartir con los participantes los últimos avances de la primera directiva europea de accesibilidad, que esperan que esté aprobada este 2018. De esta manera, la UE establecerá unos mínimos de accesibilidad para productos y servicios en todo su territorio, por ejemplo en telefonía y servicios de emergencia, tecnologías, transporte, comercio electrónico, autoservicio y compras públicas. Para Moledo, “trabajar juntos puede ayudar bastante en este ámbito, ya que la colaboración entre usuarios, industria, academia e instituciones son la clave para hacer políticas que tengan impacto en la gente”.

Lea este artículo completo en el número 140 de Audio Infos España, disponible en nuestra biblioteca digital. (Solo para suscriptores).

Mónica Martínez Galante

Fotos: EURO-CIU