Consejos para escuchar mejor durante las celebraciones navideñas

 
 
 
 

MED-EL

iStockphoto / ArtMarie

"Cada año, las personas con pérdida auditiva se enfrentan a grandes barreras que dificultan su escucha durante las celebraciones navideñas, lo que puede llegar a aislarlas por completo", tal como han puesto de relieve desde la compañía de implantes auditivos MED-EL, que "conscientes de la ansiedad que puede generar la sensación de no poder oír", han difundido algunos consejos que pueden resultar de gran utilidad en estas fechas.

Se trata de una cuestión relevante, puesto que ver reducida su capacidad de escucha en un momento tan emocional como la Navidad, puede aislar a estas personas por completo.

"Para que todos puedan disfrutar de estas fiestas, es importante ser conscientes de las dificultades que pueden vivir las personas con pérdida auditiva", abundan desde MED-EL, que aportan los siguientes consejos:
 
1.      Hablar sobre la pérdida auditiva: el primer paso para escuchar mejor durante este tipo de eventos es advertir a los demás de que uno experimenta esa condición, sin olvidar mencionar el uso de un implante auditivo, en el caso de que se utilice.
 
2.      Dar consejos de comunicación: en algunas situaciones una persona con pérdida auditiva se puede sentir tentado de tomarse un descanso e ir a un lugar más tranquilo. Sin embargo, esta decisión puede funcionar como una solución a corto plazo, pero no es la forma ideal de lidiar con el problema. Por ello, se puede sugerir al grupo que no griten, que hablen con una voz clara y normal. Algunas personas que no tienen pérdida auditiva asumen que si hablan más alto se les entenderá mejor, así que la única forma de cambiar eso, es hacerles saber que no funciona así. Si no se escucha una palabra o una oración, no hay por qué tener miedo de pedir que repitan lo que dijeron y miren a la cara cuando hablen, porque de esa forma se podrá captar la comunicación no verbal. Incluso, si resulta necesario, se puede intentar establecer turnos de palabra para seguir la conversación con mayor facilidad.
 
3.      Crear un buen ambiente de escucha: mantener un entorno sin ruidos es de vital importancia, puesto que dificulta la escucha de cualquiera, también de las personas que no tienen pérdida auditiva. Si hay demasiado bullicio como para mantener una conversación con una persona, quizá sea mejor situarse en una esquina u otro lugar más silencioso.
 
4.      Usar un dispositivo de ayuda auditiva: utilizar un dispositivo de asistencia auditiva, como por ejemplo, un collar de inducción con micrófono remoto. De esta forma, se podrá colocar el micrófono cerca de quien esté hablando y oírlo correctamente incluso desde el otro lado de la habitación.
 
5.      Consultar a un especialista: en el momento que surja la duda o haya una afectación de la vida diaria, es recomendable acudir al médico para tratar la pérdida auditiva a tiempo. Cuando se detecte un deterioro auditivo, es de suma importancia visitar a un especialista para realizar los estudios correspondientes y verificar tu capacidad auditiva.
 
"El principal riesgo en estas fechas son los ruidos intensos como cohetes, fuegos artificiales y música a alto volumen", subrayan desde la compañía, ya que "en ocasiones, la capacidad auditiva se ve agravada por el uso de la pirotecnia, especialmente en el caso de niños y personas mayores, como consecuencia de su sensibilidad auditiva".

Ruidos cortos, pero intensos

El principal riesgo durante estas fechas son los ruidos de corta duración y elevada intensidad, tal y como sucede en el caso de los cohetes y fuegos artificiales, así como la música a alto volumen en las discotecas durante las celebraciones. El oído cuenta con un mecanismo de protección frente a ruidos fuertes que se activa después de unas diez centésimas de segundo, pero la pirotecnia genera una intensidad sonora que varía entre los 110 y los 190 dB de forma muy rápida, lo que conlleva que el intervalo temporal de protección no resulte tan eficaz, recuerdan desde MED-EL

En estos casos, la detonación llega intacta al oído interno, sacudiendo violentamente y dañando las delicadas células ciliadas, responsables directas e insustituibles de la percepción del sonido. Si además la explosión es muy cercana, el oído puede sufrir una gran presión sonora, ocasionando la perforación de la membrana timpánica, algunas veces acompañada de sangrado, dolor y disminución de la audición, tal como describen desde la empresa de implantes.
 
"Según señala la OMS, la hipoacusia producida por el ruido tiene un especial impacto sobre la salud auditiva de los más pequeños. Esto se debe a su influencia en el desarrollo del lenguaje, pues provoca que no consigan percibir los sonidos adecuadamente, a la vez que dificulta la conceptualización de las palabras", señalan desde MED-EL.

J. L. F.