¿En qué medida está generalizada la pérdida vestibular por edad?

Tai-chi en Guilin, China / Wikipedia Commons

Neuro-otología

Al igual que el resto del cuerpo, el órgano del equilibrio del oído interno, también llamado sistema vestibular, se deteriora naturalmente con la edad. Si bien ello puede parecer lógico, debemos admitir que comenzamos apenas a delimitar el alcance de las consecuencias de este proceso. La Dra. Yuri Agrawal examinó la cuestión durante la conferencia Academic Research Conference que se desarrolló en el marco del evento Audiology NOW! 2015 en San Antonio. “Contrariamente a lo que pensábamos hasta hace poco, el problema afecta solo a una escasa porción de una población dada, pero quizá a un elevado porcentaje de los ancianos en un grado más o menos grave. Ello tiene una importancia capital, ya que la pérdida vestibular tiene repercusiones a la vez profundas y directas sobre la salud de las personas afectadas con, entre otras cosas, accidentes de caída. Esta pérdida causa también efectos indirectos, como una pérdida de confianza en sí mismo y trastornos de ansiedad, que conducen a su vez a la pérdida de movilidad y la invalidez. Cada vez más, tomamos conciencia de la gravedad de la pérdida vestibular para la salud de las personas afectadas”.

“En general, la pérdida de las funciones vestibulares se estudia junto con patologías muy particulares, que solo afectan a una pequeña parte de la población”, explica la Dra. Yuri Agrawal, Profesora Agregada en el Departamento de Otorrinolaringología de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, citando como ejemplo la enfermedad de Ménière, el vértigo posicional paroxístico benigno (VPPB, por sus siglas en inglés) y la neuritis vestibular. Agrawal continúa: “Pero cada vez hay más elementos que tienden a poner de manifiesto que la pérdida vestibular afecta a una amplia población, muy especialmente a los ancianos, y que es causada por un deterioro más general de los sistemas vestibulares periférico y central". Este deterioro estructural podría ser la causa fenómenos de hiporreflexia vestibular y aturdimientos.

“Esta decadencia progresiva se explica por la muerte de las células ciliadas y la decadencia de los nervios aferentes que las irrigan”, explica Agrawal. "Sabemos todos que la vista y la audición se deterioran con la edad. Parece que debería ocurrir lo mismo con el sistema vestibular. “Ahora pensamos que, en vez de estar solo relacionado con patologías bien definidas, este problema genera problemas de salud mucho más extendidos”, concluye Agrawal.

Graves consecuencias

Más allá del predominio de este problema, la gravedad de sus consecuencias saca a la luz la importancia de tomarlo seriamente. Agrawal: “la pérdida vestibular genera un mayor riesgo de caídas, lo que, a su vez, implica una pérdida de confianza en sí y una reducción de la movilidad”. Las estadísticas muestran la gravedad de estas consecuencias. Cada año, entre un veinte y un cuarenta por ciento de las personas mayores de 65 años que viven en su domicilio sufren caídas. Estudios realizados por Hoffman y Sklare en 2006 demostraron que los ancianos que sufren de un problema crónico de vértigo y aturdimientos tienen de dos a tres veces más de oportunidades de caerse con relación a sus pares que no sufren dichos problemas. Además, un porcentaje importante de los ancianos que se fracturan la cadera a consecuencia de tales caídas mueren al cabo del año.

Agrawal precisa que otros elementos destacan la gravedad de las consecuencias de la pérdida vestibular: “la velocidad de marcha de los ancianos es una herramienta de evaluación gériatrica muy importante, ya que permite predecir tanto la morbilidad como la mortalidad. Parece existir un vínculo entre disfunción vestibular y velocidad de marcha reducida. Además, hay estudios que han demostrado de manera concluyente el vínculo entre los desórdenes vestibulares y los trastornos de la ansiedad”.