¿Por qué el audiograma tonal explica solo el 30% de la pérdida auditiva?

 
 
 
 

Pruebas

legende

La sonoridad desempeña un papel crucial en la satisfacción general de los clientes con los audífonos. Los cálculos de ganancia basados en audiogramas y las adaptaciones de audífonos con señales de banda estrecha no garantizan la normalización de la percepción del volumen para las señales binaurales de banda ancha. Aquí se ponen de manifiesto las grandes diferencias individuales en la suma de sonoridad de banda ancha binaural, que hasta ahora no se han registrado ni tenido en cuenta suficientemente en la práctica.

Efectivamente, la percepción de sonoridad individual influye de forma fundamental en la práctica de la adaptación de audífonos. Los ajustes de ganancia y compresión tienen un efecto directo en la percepción del volumen por parte del cliente. “Demasiado alto” era la respuesta más común de las descripciones de problemas subjetivos cuando los audífonos no estaban ajustados de forma óptima [1]. En el estudio EuroTrak de 2018 [2], solo el 66% de los encuestados dijo estar satisfecho con su comodidad auditiva ante los sonidos fuertes. Un valor bajo en comparación con las otras dimensiones consultadas: solo la “duración de la batería” (62%) y la “utilidad en entornos ruidosos” (64%) fueron inferiores. El factor “comodidad auditiva con los sonidos fuertes” fue el que más influyó en la satisfacción general con los audífonos y, por tanto, ilustra la gran importancia del volumen en la adaptación de los audífonos y su aceptación en la vida diaria.

Compensación de sonoridad en banda estrecha

La percepción subjetiva de sonoridad puede determinarse individualmente con la CPCA (Categorización Psicoacústica del Campo Auditivo). En la práctica, se suelen utilizar señales de banda estrecha para ello [3, 4]. Los resultados son curvas de sonoridad para diferentes frecuencias. La figura 1 muestra la curva de sonoridad a 2000 Hz para un sujeto con un umbral auditivo tonal de 40 dB HL. La curva de sonoridad medida se muestra en azul. La línea negra discontinua muestra la función de sonoridad media de los sujetos con audición normal. La curva de sonoridad azul muestra los efectos típicos de la pérdida de audición en la percepción de sonoridad: hasta el umbral de audición, las señales no se perciben; para las señales ligeramente superiores al umbral de audición, la percepción de la sonoridad es menor en comparación con la curva de sonoridad media de la audición normal; para niveles de presión sonora elevados, la curva de sonoridad se aproxima a la curva de sonoridad de la audición normal.

Figura 1: Curva de sonoridad de un sujeto con pérdida auditiva (curva azul). Las flechas rojas indican la ganancia necesaria para desplazar la curva hacia la sonoridad normal. (curva negra discontinua).

Un enfoque en la adaptación de audífonos consiste en normalizar las curvas de sonoridad de banda estrecha (por ejemplo, LoudFit [5], LPFit [6]). Para ello, los valores de ganancia se eligen de forma que la curva de sonoridad medida se desplace hacia la curva de sonoridad media de las personas con audición normal. En la figura 1 esta ganancia se muestra en rojo. Aunque las funciones de sonoridad de banda estrecha se determinaron de forma individual, algunos clientes percibieron dicho ajuste como “demasiado fuerte” en la vida cotidiana. Por lo tanto, incluso después de ajustar la sonoridad de la banda estrecha, fueron necesarias correcciones individuales para llegar a un ajuste de ganancia satisfactorio para el día a día.

La figura 2 muestra el espectro de tercera octava para una señal de banda estrecha y otra de banda ancha. La señal de banda estrecha muestra los principales componentes de la energía en dos bandas de frecuencia. La señal de banda ancha muestra un espectro similar al del habla, en el que la energía se distribuye en una amplia gama de frecuencias.

Si nos fijamos en las señales de nuestra vida diaria predominan las de banda ancha, como el habla, la música y el ruido ambiental. Por lo tanto, el objetivo de la adaptación de los audífonos debe ser normalizar la percepción del volumen de las señales de banda ancha. Las señales de banda ancha se diferencian de las de banda estrecha en que la energía de la señal no se limita a un estrecho rango de frecuencias, sino que se distribuye en un amplio rango de frecuencias.

Dos sujetos con umbrales tonales similares muestran curvas de sonoridad normales para una señal de banda estrecha después de la ecualización de sonoridad de banda estrecha (figura 3, centro).

El nivel del eje x corresponde al nivel de entrada antes de la amplificación por compensación de ruido de banda estrecha. Se trata del nivel de señal antes de ser procesada y amplificada por el audífono simulado. Sin embargo, hay grandes diferencias en la curva de sonoridad para las señales binaurales de banda ancha (figuras de la derecha).

El sujeto A muestra una curva de sonoridad muy cercana a la curva de sonoridad de los oyentes normales, mientras que el sujeto B muestra una curva de sonoridad fuertemente aumentada, incluso a niveles bajos después de la compensación de sonoridad de banda estrecha.

Con un nivel de entrada de 60 dB, la sonda B ya alcanza la calificación de “extremadamente ruidosa”. La zona gris de la figura 3, entre la curva de sonoridad binaural de banda ancha tras la compensación de sonoridad de banda estrecha y la curva de sonoridad binaural de banda ancha media de audición normal, se denomina suma de sonoridad binaural de banda ancha. Los valores de la suma de sonoridad aumentada a un nivel de entrada de 80 dB son de 7 dB para el sujeto A y de 33 dB para el sujeto B.

Figura 3: Curvas de sonoridad binaural con compensación de sonoridad de banda estrecha para dos sujetos con audiogramas similares (izquierda). Se muestra una curva de sonoridad normal para una señal de banda estrecha (centro). Para una señal de banda ancha se observan dos curvas de sonoridad muy diferentes (derecha). La zona gris muestra el aumento de la suma de sonoridad en banda ancha binaural ,en comparación con la curva de sonoridad normal del medio.

Por lo tanto, la medición de sonoridad de banda estrecha solo puede ser una estimación inexacta de la percepción individual de la sonoridad en la vida cotidiana, ya que las señales binaurales de banda ancha dominan nuestro día a día. Al determinar las funciones de sonoridad de banda estrecha, se desconoce si el cliente tiene una suma de sonoridad binaural de banda ancha normal, ligeramente aumentada o muy aumentada.

Sumas de sonoridad de más de 200 usuarios

En los últimos años se registraron datos sobre la suma de sonoridad binaural de banda ancha tras la ecualización de sonoridad de banda estrecha en un total de 216 personas. Los datos fueron registrados por Hörzentrum Oldenburg GmbH, la Universidad Carl von Ossietzky de Oldenburg [9] y la Clínica AMC de Ámsterdam [10].

En la figura 4, el nivel para una clasificación binaural de banda ancha de “muy alto” (45 CU) tras la compensación de sonoridad de banda estrecha se representa por encima de la pérdida auditiva media a 500, 1000, 2000 y 4000 Hz. El rango en el que se encuentra el 80% de los sujetos con audición normal está marcado por un área verde. Solo para el 35% de los sujetos con deficiencias auditivas el nivel de entrada para una calificación de “muy alto” está en el rango de los sujetos con audición normal. Aproximadamente el 25% de las personas de la muestra una clasificación de “muy fuerte” para señales que ya están por debajo del nivel de entrada de 70 dB (área naranja). En este caso, la probabilidad de que estas personas no acepten un audífono con compensación de volumen de banda estrecha en la vida cotidiana es alta, porque la amplificación está claramente ajustada demasiado alta.

Figura 4: Nivel de entrada para una clasificación de "muy alto" trazado contra la pérdida auditiva media. La zona verde muestra el rango en el que el 80% de los clientes con audición normal califican el nivel como "muy alto". La zona naranja marca los clientes que ya califican la señal como "muy fuerte" a niveles de entrada inferiores a 70 dB.

Los resultados de los estudios anteriores sobre la suma de sonoridad de banda ancha binaural ilustran por qué la predicción de ganancia prescriptiva a partir del audiograma tonal se asocia con grandes imprecisiones en la percepción de la sonoridad. Ni las funciones de sonoridad de banda estrecha ni las de banda ancha se consideran en los procedimientos prescriptivos. En el caso de los conceptos de adaptación con compensación de sonoridad de banda estrecha se puede suponer que, en aproximadamente una de cada cuatro adaptaciones de audífonos, existe una mayor sensibilidad con respecto a la percepción de sonoridad de banda ancha binaural. Esta puede ser una de las razones por las que los conceptos de ajuste basados en la sonoridad con señales de banda estrecha no han prevalecido sobre los métodos prescriptivos.

Visión

En los últimos años, se han llevado a cabo amplios estudios sobre la adaptación basada en la sonoridad que tiene en cuenta la suma de sonoridad binaural de banda ancha. El método de ajuste de trueLOUDNESS desarrollado en Oldenburg para normalizar la percepción de la sonoridad binaural de banda ancha se presenta y explica en un artículo aparte de este.

El autor

El Dr. Dirk Oetting estudió física en la Universidad de Oldenburg y trabajó como asistente de investigación en el Fraunhofer IDMT, en el departamento Sistemas auditivos personales, de 2010 a 2017. En 2016 completó su doctorado en el campo de la adaptación de audífonos basada en sonoridad, en la Universidad de Oldenburg. Como parte de su disertación, desarrolló el concepto de ajuste trueLOUDNESS. Desde 2017 trabaja en HörTech gGmbH (en 2021 la empresa pasa a llamarse Hörzentrum Oldenburg gGmbH), en el ámbito de la investigación y el desarrollo, participando en la mejora de los métodos de adaptación de audífonos.

Dr. Dirk Oetting (traducción de Christoph Schnitzler)