“Óptica y audiología, una sinergia muy rentable”



OPTIQUE

La nueva Vocalía de Audiología del Colegio de Ópticos-Optometristas de la Comunidad Valenciana se ha presentado en Valencia y Alicante con una información fundamental orientada a que estos profesionales interesados en alternar ambas actividades en sus establecimientos puedan trabajar con solvencia las adaptaciones de audífonos.

Para aportar esta guía básica de la batería amplia y recomendable de pruebas audiológicas, han contado con los consejos de Sonia Bajo, de RV Alfa, que ha incidido en la importancia de la logoaudiometría verbal y en cuestionarse siempre y preguntarse cuál es la razón de que un usuario no escuche bien.

Con el lema “Óptica y audiología, una sinergia muy rentable”, el Colegio de Ópticos-Optometristas de la Comunidad Valenciana (COOCV) ha organizado presentaciones de su nueva Vocalía de Audiología en Valencia y Alicante, un departamento que tienen intención de potenciar con una oferta de cursos a la carta para reforzar la formación de estos profesionales. Para estas dos primeras sesiones con asistencia de varias decenas de interesados han contado con la audióloga Sonia Bajo, de RV Alfa (Madrid) para esbozar una introducción al sector de los audífonos con las premisas fundamentales para ejercer con garantías para el usuario.

El secretario del COOCV, Vicente Montalvá, subrayó el interés de conseguir “visibilidad” del sector y anunció la realización de encuestas puntuales para ajustar la oferta de cursos a las demandas reales de los ópticos, así como campañas de sensibilización social. También resaltó la voluntad de convertir a esta nueva vocalía en un “interlocutor válido” ante la Administración y en un apoyo para el screening auditivo. Por su parte, Patxi Lancha, encargado de coordinar este nuevo departamento en Alicante, testeó el nivel de conocimientos de los presentes con un juego online quizizz “¿y tú que sabes de audiología?”- y animó a los participantes a actualizar su cualificación en esta especialidad con la ayuda de la vocalía.

Segmento relevante

Sonia Bajo empezó su exposición con una introducción acerca de los orígenes de la audiología, en hospitales al terminar la Segunda Guerra Mundial y orientada a atender los problemas de hipoacusia que sufrían los soldados por su exposición al ruido en el frente.

También recordó cómo en la década de los 90 del siglo pasado se produjo la expansión de las ópticas y el “segmento relevante” en que se ha convertido la audiología en este sector, con la apuesta por dedicarse a los audífonos reflejada en la fuerte inversión en equipamiento y en audiólogos titulados. Como ejemplo, también aludió a que un fabricante como Beltone dispone incluso de una gama de producto específica para los ópticos.

Como recomendación general, la profesional de RV Alfa destacó la “calidad” que debe presidir la atención a la persona hipoacúsica, con dedicación y la realización de un completo estudio audiológico desarrollado con una amplia batería de pruebas (vía aérea, vía ósea, audiometría verbal, UCL). Y señaló que estudios en el sector ha puesto de manifiesta¡o que los centros auditivos con servicios de calidad son de tres a cinco veces más productivos que el resto.

“El audiólogo debe ser consciente de la trascendencia de su trabajo”, ya que el paciente de hipoacusia sufre más depresión y soledad; mayores niveles de estrés (si está en activo), cinco veces más posibilidades de sufrir deterioro cognitivo/memoria al envejecer, cambios en la organización de su córtex cerebral, dificultades para procesar la información auditiva en el futuro (por falta de estimulación, lo que mina su habilidad para atender el habla) y un impacto económico, cuantificado en 12.000 euros de brecha entre una persona adaptada con audífono y otra que no lo está.

Para prevenir estos problemas derivados de la pérdida auditiva, Bajo apeló a “gastar el tiempo necesario para hacer un estudio correcto, que es la opción más rentable”, y eso implica detectar el umbral de disconfort del paciente y también “investigar” porqué no oye bien.

Sin falsas expectativas

Asimismo, incidió en la importancia de la “gestión de expectativas”, para no crearle falsas esperanzas de hasta dónde va a mejorar su audición con esta tecnología. “Audífonos, auriculares, moldes mal escogidos por deficiente formación del audiólogo o errores en el estudio anamnesis conducen al fracaso de la adaptación”, alertó la especialista de RV Alfa, quien también otra razón de no llegar al éxito es “no dar la debida importancia a informar al paicente de forma correcta sobre su problema, gestionar sus expectativas y explicar de forma clara el tratamiento”.

Desde el punto de vista del propio gabinete, esta forma de trabajar empleando más tiempo resulta rentable porque hay “menores costes pro horas empleadas por paciente, menos visitas, menos reelaboración de moldes, carcaras... menos audífonos devueltos y menos gastos de garantía y postventa”.

Asi, la “implicación es la herramienta más preciada”, así como la cualidad más valiosa de un buen audiólogo, más incluso que su fomación. “Un audiólogo implicado no se quedará en lo fácil e investigaraá cuando no entienda qué ocurre”, recalcó.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.