Apenas quedan 50 espacios libres de polución sonora en el planeta

Ruido

© Onbeing.org

Según Gordon Hempton, conocido como “cazador de sonidos”

Hace más de tres décadas que Hempton (en la foto) recorre el mundo para grabar ambientes sonoros no alterados por sonidos humanos. A lo largo de estos años ha constituido una fonoteca con centenares de horas de sonidos provenientes de organismos vivos no humanos (“biofonía”) y de fuentes no biológicas (“geofonía”). Parte de este patrimonio sonoro está siendo comercializado y algunos fragmentos son accesibles gratuitamente, con el fin de rescatar la memoria de una naturaleza virgen y de increíble belleza y riqueza sonora.

El cazador de sonidos predica la protección de los espacios sonoros, cada vez más corrompidos por la “antropofonía”, es decir, por los sonidos de origen humano. Para Hempton, estos rarísimos espacios no contaminados por el ruido de la civilización podrían desaparecer en 10 años.

15 minutos sin antropofonía

Para que un área sea considerada libre de contaminación sonora, es necesario que durante el amanecer, cuando la biofonía es máxima, no se detecte antropofonía durante 15 minutos consecutivos.

Según Hempton, hay una docena de áreas de “silencio” en América del Norte, algunas en el norte de Europa pero ninguna en Francia, por ejemplo, país donde ya ha realizado mediciones. “Quien diga lo contrario probablemente sufre de una pérdida de audición no diagnosticada”, afirma.

Artículo publicado en Audiology Infos Brasil.

S.D.