¿Llevar la cara cubierta está haciendo más obvios y urgentes los problemas de audición?

Coronavirus

iStockphoto

Informes procedentes de distintos lugares del mundo sugieren que la necesidad de tratamiento y soluciones para la pérdida auditiva es cada vez más evidente ahora que las personas con problemas de oído llevan la cara cubierta con mascarillas para protegerse de las infecciones a causa de la pandemia del coronavirus.

 Muchas personas con hipoacusia se abstienen de presentar sus problemas auditivos hasta muchos años después de haberlos desarrollado, aprendiendo mecanismos de adaptación como la lectura de labios para salir adelante u ocultar su secreto. Pero las mascarillas -ahora imprescindibles por la pandemia- eliminan las señales visuales, afectan a la gama de tonos del habla y amortiguan el volumen del sonido, lo que aumenta enormemente las dificultades de los interlocutores, especialmente de los que tienen dificultades auditivas. E incluso las mascarillas transparentes siguen planteando cierto grado de dificultad para el lector de labios.

Un destacado audiólogo de Cork, Irlanda, declaró al periódico de su ciudad, The Echo, que las personas que ocultan su pérdida de audición se han visto obligadas a buscar su ayuda. Shane McMahon, audiólogo jefe del South Infirmary Victoria University Hospital (SIVUH) de la ciudad, informó de un aumento constante de las consultas, mientras que todos los demás departamentos de especialidades del SIVUH estaban notando un descenso.

"Las personas en estas situaciones tienden a aislarse de todos modos porque les resulta muy difícil oír en las conversaciones de grupo. Las personas con problemas de audición utilizaban mucho la lectura de labios y del habla, pero las máscaras les quitaron todo eso", dijo McMahon a The Echo.

"Antes de eso, la pérdida de audición estaba en la parte inferior de la jerarquía para ellos. La pandemia significó que ya no podían retrasar el hacer algo al respecto", continuó este especialista, instando a cualquier persona que experimente una pérdida de audición a que acuda a su médico de cabecera para evitar daños en el funcionamiento cognitivo.

En Estados Unidos

Historias similares han surgido este invierno en Greenville, Carolina (Estados Unidos), el programa de noticias de la televisión local WYFF informa de cómo los especialistas en audición de los EEUU dicen que han visto un aumento de las visitas de personas como la enfermera local de Greenville, Teri Wheat, cuya pérdida de audición se hizo urgente y más obvia porque ha tenido que usar una máscara y un protector facial en el trabajo.

También se cita a Andrea Gohmert, directora de la clínica de audición del Centro Callier de Trastornos de la Comunicación de la Universidad de Texas en Dallas: "Lo más probable es que se trate de personas que tenían algún tipo de pérdida de audición antes de que empezara todo esto, pero se estaban adaptando".

Por su parte, Catherine Palmer, directora de audiología del sistema sanitario del oeste de Pensilvania, UPMC, declaró: "Habríamos visto a estas personas con el tiempo, pero podría haber sido dentro de bastantes años".

Al otro lado de la costa este de EEUU, el canal de Massachusetts WPRI informa de que la doctora Dola Conceicao, audióloga del Hospital de Rhode Island, ha notado una "población diferente" de pacientes remitidos que en años anteriores. "El distanciamiento social nos impide acercarnos a la persona que habla, y las máscaras también pueden amortiguar lo que se dice", dice la Dra. Conceicao.

"Los audífonos no están a la altura"

Esta especialista informó de casos de usuarios de audífonos que descubrieron que sus dispositivos no hacían su trabajo en estas nuevas condiciones de Covid. "Hemos visto un flujo constante de remisiones de adultos preocupados por su audición. Pero aún más en el caso de adultos que ya tienen una pérdida de audición conocida y que llevan audífonos, y que sienten que sus audífonos de repente no son suficientes", explicó.

"Hay un viejo refrán que dice: 'No oigo nada sin mis gafas', y en realidad hay mucho de cierto en ello", dijo la Dra. Conceicao. "Definitivamente, el Covid ha puesto algunas barreras a las personas que realmente necesitan los gestos de la lectura de labios para entender lo que se dice y realmente las ha llevado a buscar atención mucho antes".

Fuente: EchoLive; WYFF; WPRI

P. W. (traducción J. L. F.)