¿Tests auditivos obligatorios para mayores de 55 años? Los fabricantes de audífonos británicos e irlandeses dicen sí

 
 

Encuesta

© IPGGutenbergUKLtd - iStock

El 60% de los audiólogos recomiendan que los mayores de 55 años se sometan a pruebas de audición anuales, según revela una encuesta reciente de la Asociación Británica e Irlandesa de Fabricantes de Audífonos (BIHIMA), que pide que los tests sean obligatorias.

¿Por qué los británicos no se someten suficientemente a pruebas de audición? Esta es la desconcertante pregunta que subyace en el llamamiento de BIHIMA, respaldado por esta investigación, para que estos tests sean obligatorios para los adultos mayores.

Estos estudios llegan después de otro previo de la marca danesa Oticon que muestra que un tercio de los británicos admite conocer a alguien que niega su pérdida de audición.

Ahora, con esta nueva avalancha de datos, una encuesta entre consumidores realizada por Censuswide entre 2.000 adultos del Reino Unido en febrero de 2020, muestra que la media de tiempo transcurrido desde que los mayores de 55 años se han sometido a una prueba de audición es de nueve años, aunque este grupo de edad percibe que debería someterse a una cada tres, señala BIHIMA.


El 30% de los audiólogos iniciarían las pruebas antes de los 55 años

El sondeo realizado por la propia asociación en diciembre de 2020 entre 70 audiólogos de toda Inglaterra e Irlanda mostró que más del 60% de los audiólogos recomiendan que las personas empiecen a hacerse pruebas de audición anuales antes de los 55 años, y algo menos del 30% de los audiólogos dicen que las pruebas anuales deberían empezar incluso antes. Casi el 75% cree que debería haber pruebas de audición financiadas por el Estado para los mayores de 50 años.

BIHIMA argumenta que la introducción de la atención auditiva a la misma edad que la atención dental y óptica podría fomentar un hábito de por vida, abordando el factor de riesgo de la pérdida de audición, que puede contribuir al deterioro cognitivo, a las caídas en las personas mayores y a los problemas de salud mental, afectar a la autonomía personal, la seguridad laboral y la vida social y familiar. La soledad y la depresión son consecuencia en muchos casos de la pérdida de audición.

Cambio sistémico

"Es necesario un cambio sistémico para que veamos como parte de nuestra rutina sanitaria el acudir a una prueba de audición anual. Esto es especialmente importante en la población de mayor edad, que tiene más probabilidades de desarrollar una pérdida de audición y sufrir sus comorbilidades", subraya el presidente del BIHIMA, Paul Surridge.

Se pueden realizar pruebas auditivas gratuitas en el SNS (el sistema sanitario público británico), pero hay que solicitarlas a través del médico de cabecera; no se hacen de forma estándar, recuerdan desde BIHIMA. "También hay proveedores de la calle que nos hacen pruebas de audición gratuitas, pero ¿con qué frecuencia vamos?, apostillan".

Fuente: BIHIMA

P. W. (trad. J. L. F.