Cómo hacer un reproche o una crítica con tacto

 
 

Recursos humanos

© Getty-images-iStockphoto-Rudzhan-Nagiev

¿Cómo expresar una crítica sin herir los sentimientos de su colega en su equipo profesional del gabinete auditivo? ¿Cómo puede averiguar su estado de ánimo descifrando su lenguaje corporal? A continuación, algunos consejos.

Sin querer, los malentendidos, las palabras no dichas, las generalizaciones... se interponen en el camino de las palabras y pueden provocar problemas que perturben el laboratorio. Para evitar caer en estas trampas, existe una técnica de gestión que facilita los intercambios y permite expresar (sin herir los sentimientos de la otra persona) ciertos reproches. O más exactamente, formas de mejorar.

Reducción de conflictos gracias a DESC

DESC" ofrece la oportunidad de una comunicación auténtica, sana y eficaz. Ayuda a resolver conflictos, a formular críticas constructivas y a argumentar con calma. Hay que seguir cuatro pasos: Describir los hechos, Expresar emociones, Sugerir soluciones, Evocar consecuencias positivas.

Descripción de los hechos

El primer paso es describir los hechos. Se trata de presentar la situación con hechos observables. La descripción debe ser sencilla, sin exageraciones. Sobre todo, debe ser objetiva. Por tanto, debe distinguir claramente entre un juicio (subjetivo) y un hecho (objetivo). "¿Qué me hace decir esto?

Expresar sus emociones

A continuación, el segundo paso. Atreverse a expresar tus emociones aporta sinceridad a la relación. Exprésate utilizando el "yo". Da a conocer las emociones y desacuerdos que la situación crea en ti. Cuidado, la emoción y el sentimiento se dirigirán hacia el comportamiento de la persona, no hacia la persona en sí. "Por ejemplo: "Estoy harto de oírle hablar tan alto por teléfono con los pacientes".

Crear una dinámica positiva

Por último, en la tercera fase, es el momento de proponer soluciones. "¿Cómo podemos mejorar la situación?", "¿Qué podemos hacer para...?", "¿Qué podemos hacer concretamente para...? El objetivo es sugerir explícitamente qué podría cambiar la próxima vez en una situación similar. Las soluciones deben ser claras y viables. Para concluir, haga hincapié en las consecuencias positivas que se derivarán de ello. Proyecta a la otra persona en el futuro para incluirla en esta nueva dinámica.

¿Cómo reaccionar ante una crítica injustificada?

Si, después de leer este artículo, te imaginas naturalmente en el papel del crítico, no olvides que también puedes ser el receptor... ¿Cómo debes reaccionar? ¿Especialmente si cree que las críticas son infundadas? Mantenga la calma y pregunte por los hechos. Si la otra persona se muestra evasiva, es probable que el comentario sea infundado. En el caso de un comentario injusto, una reacción demasiado intensa no ayudará a nuestra causa. La mejor táctica es reconocer los sentimientos de la otra persona sin aceptar la culpa de un error que tú no cometiste: "Entiendo que estés enfadado por haber tenido que rehacer todo el horario, pero el error no fue mío. Tal vez podría transmitir su comentario al secretario, que podría beneficiarse de él. Pequeñas frases sencillas, pero que marcan la diferencia.

En general, el criterio fundamental de la crítica es el ego. Es la identidad mental de una persona. La razón por la que tendemos a ofendernos ante las críticas es precisamente porque las vemos como un ataque personal. Para hacer una crítica sin herir, hay que reducir el impacto en el ego de la persona a la que se critica. Ten cuidado con el lenguaje que utilizas y evita criticar directamente a la persona. No juzgamos, opinamos sobre un acto, no sobre la persona.

Comunicación no verbal: esos gestos que te traducen

La comunicación se produce a través del lenguaje, pero también mediante pequeños gestos reveladores. He aquí cómo reconocer determinados perfiles en función de sus actitudes.

El mentiroso

Tendrá tendencia a esconder la cara. Sus fosas nasales se crisparán ligeramente. Parpadeará más rápido. Sus ojos se centrarán en un punto a la derecha: está buscando en su imaginación elementos para inventar excusas y alimentar la discusión. Un ligero temblor de la voz, apenas perceptible, también puede desenmascararle.

La persona honesta

Por el contrario, una persona que se expresa con sinceridad se inclinará ligeramente hacia usted, con el pecho por delante, en una actitud más relajada. Sus piernas y brazos tenderán a no estar cruzados. La sonrisa auténtica entra por los ojos. Detrás de la máscara, su expresión facial será cálida.

El confiado

Se pondrá erguido, de cara a usted, a menudo con las manos a la espalda. Mantendrá la cabeza alta. Si está sentado, estará en una posición de tres cuartos con respecto a usted, con las piernas estiradas, mientras se inclina ligeramente hacia atrás.

El agresivo

Arruga las cejas y te sostiene la mirada, mientras sus pupilas se contraen. Si hay un objeto cerca, una mesa por ejemplo, lo cogerá. Invade lenta pero inexorablemente tu espacio personal (entre 30 cm y un metro, según la persona y la situación).

El avergonzado

Cuando su interlocutor se siente incómodo delante de usted, tiende a aclararse la garganta más a menudo, evitando mirarle. Su risa es nerviosa y entrecortada. Una persona avergonzada busca estrategias de evasión. Pueden golpear la mesa con el dedo, jugar con un lápiz o juguetear con la ropa.

Rémy Pascal